Inicio » artículos » historia y origen de la prostitución

Historia y origen de la prostitución

Historia de la prostitución, su origen y causas desde la antigüedad, en Mesopotamia, mediterráneo, Egipto, Europa, Asia y América.

En este artículo hablaremos de las causas, orígenes e historia de la prostitución femenina heterosexual y acerca de las prostitutas, aún cuando desde la antigüedad también se practicaba la prostitución masculina.

Historia y origen de la prostitución en la antigüedad
Historia y origen de la prostitución

Historia y origen de la prostitución en la antigüedad

Origen e historia de la prostitución en la antigua Grecia

Historia de la prostitución en la antigua Roma

La historia de la prostitución en Asia

Historia y origen de la prostitución en América


Historia y origen de la prostitución en la antigüedad

En este capítulo hablaremos del origen e historia del trabajo más antiguo que han ejercido hombres y mujeres desde la antigüedad: La prostitución.

¿De acuerdo a la historia, cuál fue el origen y dónde nació la prostitución?

Los datos que se tienen del origen e historia de la prostitución provienen gracias a las narraciones que existen en diversos libros de la antigüedad.

La prostitución nació o tuvo su origen en el Antiguo Oriente Medio, y más exactamente en Sumeria, ciudad del sur de Mesopotamia, territorios que hoy forman parte de Irak y norte de Siria hacia los años 2.500 y 2.000 a.c (Siglos XXV a.c al XX a.c).

Debido al gran apogeo económico que tuvo esa región donde se formaron ciudades y se desarrolló la escritura, la cultura, la astronomía y la agricultura, se le puede considerar la cuna de la prostitución en la antigüedad. Ésta última se gestó por las creencias religiosas en las cuales se veneraban a los dioses a través de rituales sexuales en los templos sagrados.

Volver

¿Conforme la historia, en qué ciudades o países se ejerció la prostitución en la antigüedad?

La prostitución antigua o prostitución sagrada se practicó en Mesopotamia, Sumeria, Fenicia, Persia, Babilonia, Anatolia, Armenia, Palestina, Jerusalén, Biblos, Cartago, Chipre, Corinto, Sicca, Érice, Sicca, Citera, Sicilia, Roma y en general toda la zona mediterránea. Es decir, que la prostitución nació en los actuales territoros de Irak, Siria, Armenia, Turquía, Chipre, Líbano, Palestina, Israel, Túnez, Grecia e Italia.

Sin embargo, se sabe por la historia, que la prostitución sagrada en la antigüedad también se conocía y practicaba en otros continentes como en Asia y América. En el caso de Asia, en los actuales India, China y Japón había templos habitados por bailarinas y siervas de Dios con costumbres muy libres. Y en América los historiadores han logrado establecer que las tribus de los Aztecas en México y los Incas en el Perú practicaban la prostitución sagrada.

Volver

¿Por qué se prostituían las mujeres en la antigüedad?

Las mujeres en Mesopotamia se prostituían por la existencia de unas normas político-religiosas y cultos o rituales religiosos de la época. Esto, debido a que profesaban gran veneración a los dioses y diosas en los templos y creían que al ‘dar ciertas ofrendas a los dioses y diosas’, ellos proveerían a la tierra de gran prosperidad, protección y amor a los hombres y fecundidad a todas las mujeres. Pero también se creía que las mujeres representaban a la diosa en la tierra. Por lo que al realizar el acto sexual religioso en el templo era hacer el amor y tener sexo con la misma diosa, y así obtener los favores divinos en la tierra.

Dichas ofrendas o sacrificios, consistía en que todas, varias o algunas mujeres tenían relaciones sexuales con hombres que tuvieran altos cargos o poder político. O con hombres de la misma ciudad o extranjeros que pagaran por dichos servicios, pero dicho dinero era destinado al sostenimiento del Templo. Es por ello que aquellas mujeres gozaban de gran admiración y respeto por parte de la comunidad.

Las diosas que veneraban en la época eran:

  • Inanna (Diosa del amor, de la guerra y protectora de la ciudad de Uruk en Sumeria).
  • Ishtar (Diosa de la naturaleza, la vida y fertilidad de los asirios y babilonios).
  • Astarté (Diosa fenicia)
  • Ma (Diosa de Anatolia)
  • Anahit (Diosa persa)
  • Astarot (Diosa israelita)
  • Afrodita (Diosa griega de la belleza, la sensualidad y el amor)
  • Venus (Diosa romana).
Volver

¿Según la historia, dónde se prostituían las mujeres y cómo eran los prostíbulos en la antigüedad?

Durante los años 2.500 y 2.000 a.c se construían templos para venerar a los dioses. En estos santuarios llamados «casas del cielo» se practicaba la prostitución sagrada.

Los templos dedicados a la diosa Ishtar tenía varias alcobas donde vivían varias mujeres o sacerdotisas jerarquizadas en distintos grados:

  • El primer grado de mujeres sólo podían realizar rituales sexuales en el templo.
  • El segundo grado de sacerdotisas tenía acceso a los jardines donde podían atender a los visitantes.
  • Al tercer grado, el más bajo, pertenecían las mujeres que se podían quedar en los terrenos del templo y eran libres de encontrar clientes en las calles.
Volver

¿Cuáles eran las normas o leyes que regulaban la prostitución en la antigüedad?

De acuerdo a las narraciones que se tienen a lo largo de la historia, las normas y leyes que regulaban la prostitución de las mujeres y hombres entre los años 2.500 y 2.000 a.c del Antiguo Oriente Medio son de carácter religioso. Y están basadas en las creencias y costumbres religiosas de aquella época. Las cuales regulaban el deber religioso de los ritos sexuales en los templos de aquella época.

Por eso a éste conjunto de normas y leyes se les conoce con el nombre de:

  • Prostitución sagrada,
  • Prostitución ritual,
  • Promiscuidad ritual,
  • Prostitución religiosa, y
  • Prostitución templaria o del templo.

Y en cuanto a las normas que regían la prostitución sagrada, encontramos:

  1. La desfloración ritual de vírgenes en los templos por parte de un gobernante, antes que el prometido.
  2. La desfloración de todas las muchachas en los templos por algún extranjero antes del matrimonio.

Esto, debido a la creencia de que a las diosas de la fecundidad le agradaban los actos de amor carnal, y más si eran vírgenes.

  1. Los rituales sexuales de las hieróduras (Sacerdotisas o siervas de las diosas) que viven en los templos y están al servicio de la divinidad. Son mujeres dedicadas y consagradas de por vida a los templos de la diosa de la creación y fertilidad.
  2. La prostitución obligatoria en los templos. En el que todas las muchachas de cualquier condición social debían rendir culto a la diosa. Y a la vez poder reunir el dinero para su dote (Conjunto de bienes o dinero que la mujer aporta al matrimonio).
  3. El ‘culto de la fecundidad’ también se practica en la ciudad de Babilonia (Mesopotamia) por muchachas jóvenes estudiadas en arte, danza, canto y música.
  4. Ritos sexuales vitalicios de mujeres casadas para cumplir el deber con el templo y la diosa.
Volver

Historia de la prostitución en la antigüedad narrada en libros

Existen varios escritos y documentos que dan fe de la existencia de la prostitución y cómo se practicaba. Sin embargo, algunos expertos en la materia, sostienen que puede haber tergiversaciones alrededor del tiempo, modo y lugar en que ocurrieron los hechos. Pues son documentos escritos muy posteriores a la época.

A pesar de esto, hay muchas coincidencias de distintos historiadores y escritores de la antigüedad en distintas épocas respecto a los rituales sexuales religiosos que se practicaban en los templos en esas ciudades.

La obra épica más antigua conocida que hace alusión a la prostitución es el Poema o epopeya de Gilgamesh. Texto mesopotámico basado en cinco poemas independientes sumerios. El poema se escribió en tablillas de arcilla utilizando la escritura cuneiforme hacia los años 2500-2000 a. C. (Siglos XXV a.c al XX a.c)

La literatura sumeria es la más antigua del mundo, y tal vez por eso se califica la prostitución como el «oficio más antiguo del mundo». Constituyéndose a la vez en la principal fuente para estudiar el origen e historia de la prostitución en la antigüedad.

Estos son algunos de los apartes de la epopeya de Gilgamesh:

Gilgamesh es el Rey de la Tierra, dos terceras partes dios y la tercera para es humana.

Ninhursag: Diosa sumeria, madre creadora de la tierra.

“A pesar de la riqueza del pueblo de Uruk, la gente no era feliz, y se quejaban ante Ninhursag. Porque él era demasiado déspota y abusaba de su poder durmiendo con las mujeres antes que sus futuros maridos.

Fué entonces, cuando la diosa de la creación, Ninhursag, escuchó a su gente y creó a Enkidu. Un hombre semi salvaje que empezó a afectar el trabajo de los agricultores.

Poco a poco la situación se hizo inmanejable y un agricultor fué y le hizo el reclamo al Rey Gilgamesh. Por lo que éste envió a Shamhat, una mujer que era una prostituta sagrada, con el fín de calmar las acciones violentas de Enkidu.

Enkidu fascinado por su belleza, sostiene relaciones sexuales con ella durante varias noches. Y poco a poco se va transformando en un ser civilizado, dejando atrás la bestia que habitaba en él”.

En distintos apartes del poema hacen referencia a varios amantes de Shamhat, quien representa en la tierra a la diosa Ishtar. Y de cómo estos amores aseguran la fertilidad de la tierra.

Y en el siglo siglo XVIII a.c (1.800-1.700 a.c), en la antigua Mesopotamia, se encuentra el Código de Hammurabi, o la “Constitución de esa época”. En el que ya se protegían algunos derechos de las mujeres que realizaban este trabajo. Específicamente los derechos de herencia de todas las prostitutas.

La historia y origen de la prostitución se basa en las principales fuentes escritas de la antigüedad del siglo V a.c (500 a.c – 401 a.c) de los historiadores griegos Heródoto, Estrabón y Tucídides.

El historiador griego Heródoto escribe en su libro “The Histories” relatando las prácticas sexuales como ritos en varios templos de Mesopotamia. También existen varios registros sumerios que datan del año 2.400 a.c que hacen mención a actos sexuales en templos sagrados.

A continuación leerán los extractos de dichos escritos donde mencionan cómo se practicaba la prostitución sagrada de la época:

Volver

a. Las costumbres y rituales sexuales religiosos de Babilonia

Gracias a los escritos antiguos, podemos estudiar el origen e historia de la prostitución en Babilonia.

En Babilonia obligaban a todas las mujeres a prostituirse al menos una vez en sus vidas con un extranjero. Esto, como muestra de hospitalidad en el Santuario de Militta (Belit-Ishtar, diosa del amor y de la guerra). Ya que veneraban a la diosa y ayudaban al sostenimiento del Templo con los dineros recibidos por dicho servicio. Estos son ‘apartes’ descritos en textos de Tucídides, y Heródoto. Y es, éste último, quien considera que ésta es “la costumbre más ignominiosa que tienen los babilonios”:

“Toda mujer del país debe, una vez en su vida, ir a sentarse a un santuario de Afrodita y yacer con un extranjero. Muchas de ellas, que consideran impropio de su rango mezclarse con las demás en razón del orgullo que les inspira su poderío económico, se dirigen al santuario, Y éstas son seguidas por una numerosa servidumbre que las acompaña. Las cuales van en carruaje cubierto y aguardan en sus inmediaciones.

Sin embargo, muchas mujeres hacen lo siguiente: toman asiento en el recinto sagrado de Afrodita con una corona de cordel en la cabeza. Mientras unas llegan, otras se van. Y entre las mujeres quedan unos pasillos, delimitados por cuerdas, que van en todas direcciones; por ellos circulan los extranjeros y hacen su elección. Cuando una mujer ha tomado asiento en el templo, no regresa a su casa hasta que algún extranjero le echa dinero en el regazo y yace con ella en el interior del santuario.

Y, al arrojar el dinero, debe decir tan sólo: “Te reclamo en nombre de la diosa Milita” (ya que los asirios, a Afrodita, la llaman Milita). La cantidad de dinero puede ser la que se quiera. A buen seguro que no la rechazará, pues no le está permitido. Ya que ese dinero adquiere un carácter sagrado: sigue al primero que se lo echa sin despreciar a nadie.

Ahora bien, tras la relación sexual, una vez cumplido el deber para con la diosa, regresa a su casa. Y en lo sucesivo, por mucho que le den dinero, no podrán conseguir sus favores.

Como es lógico, todas las mujeres que están dotadas de belleza y buen porte se van pronto. Pero aquellas que son feas y poco agraciadas esperan mucho tiempo sin poder cumplir la ley. Y algunas llegan a esperar hasta tres y cuatro años. Por cierto que, en algunos lugares de Chipre, existía también una costumbre muy parecida a ésta…”

Relatos que permiten analizar el origen, evolución e historia de la prostitución en la antigüedad hasta nuestros días.

Volver

b. Matrimonio sagrado en el templo del Dios Bel-Marduk en la región de Sumeria

A nivel religioso, las narraciones en los libros de la antigüedad nos permite conocer los hechos que dieron origen y forman parte de la historia de la prostitución.

Heródoto hace referencia a una sacerdotisa o hielodura que vive en la ciudad de Uruk. En el relato, Heródoto afirma que ella sostiene relaciones sexuales únicamente con un Dios.

Hay que recordar que las sacerdotisas o hieloduras son mujeres siervas de la diosa Ishtar y sirven al templo ejerciendo la prostitución religiosa:

“En la última torre hay un gran templo con un gran lecho primorosamente tapizado, y a su lado una mesa de oro. Sin embargo, en ese lugar no hay erigida estatua alguna y de noche nadie puede permanecer allí. Con la única excepción de una mujer del lugar, a quien el dios, según cuentan los caldeos –que son los sacerdotes de esa divinidad–, elige entre todas.

Esos mismos sacerdotes sostienen que el dios en persona visita el templo y descansa en la cama. Lo mismo ocurre en el pueblo egipcio de Tebas, ya que acá también una mujer duerme en el templo de Zeus tebano. Y aseguran que esas dos mujeres no mantienen relaciones con hombre alguno. Pero lo mismo hace en Patara de Licia, la profetisa del dios, cuando éste acude. Pues en realidad allí no siempre funciona el oráculo. Ahora bien, cuando el dios acude, entonces se encierra con él por las noches dentro del templo…”

Volver

c. Varios siglos después, Estrabón escribe una afirmación similar a la de Heródoto

“De acuerdo con cierto oráculo. Es costumbre que todas las mujeres de Babilonia se unan con un extranjero, yendo a algún templo de Afrodita con mucho séquito y cortejo. Y cada mujer tiene una cuerda que la rodea.

El hombre que llega, la saca fuera del recinto sagrado tras poner en su regazo el dinero que esté bien. Y se une a ella. Pero el dinero se considera consagrado a Afrodita.”

Volver

d. Escrito apócrifo de las Epístolas de Jeremías

El cual fué escrito alrededor del año 300 a.c (Siglo III a.c). En éste hace referencia a las mujeres que usan un cordel o cuerda en sus cabezas. Lo que podría relacionarse con la colocación de la soga en la mano de las mujeres identificadas como prostitutas sagradas en los textos sumerios:

“Las mujeres, ceñidas con cuerdas, están sentadas en los caminos quemando salvado. La chica escogida recriminaba a la vecina que se quedaba esperando»

Volver

e. Heródoto describe a las jóvenes en Anatolia occidental

En la actual Turquía practicaban la prostitución para conseguir sus dotes y ajuares prostituyéndose hasta su matrimonio:

“Se encuentra allí la tumba de Aliates, padre de Creso. Su construcción la costearon los vendedores del mercado, los artesanos y las mujerzuelas del oficio. En la cima de la tumba había cinco pilares, que se conservaban todavía en mis días. En ellos estaba registrado lo que cada corporación había aportado en su construcción. Al hacer el recuento, se podía constatar que el mayor aporte había sido de las mujerzuelas. Resulta que todas las hijas del pueblo lidio se prostituyen para reunir una dote. Lo hacen hasta formar un hogar y llegar al matrimonio con sus propios medios.”

Volver

f. Estrabón escribe sobre la prostitución en Armenia relatos que permiten entender la historia de la prostitución en la antigüedad

En el actual país de Armenia, en Asia, uno de los escritos de Estrabón habla de la prostitución sagrada. Los armenios en Acilisene honraban a la diosa persa Anahit. Esta era la diosa de las aguas, la fertilidad y la procreación, dedicándole sus hijas a la prostitución sagrada antes de casarlas:

“Todos los ritos sagrados de los persas son venerados también por medos y armenios. Pero sobre todo el de Anaítis, entre los armenios, que han construido templos en su honor en diversos lugares. Especialmente en Acilisene, donde han dedicado a su servicio esclavos de ambos sexos. Esto no es algo extraño; al contrario, incluso los miembros más ilustres del pueblo consagran a sus hijas cuando son vírgenes. Pues es costumbre que éstas se prostituyan primero durante largo tiempo en el templo de la diosa. Y luego sean dadas en matrimonio sin que nadie rechace convivir con ellas.

Algo similar cuenta también Heródoto en su relato sobre las mujeres lidias ‘que se prostituyen todas’. Y tratan tan amablemente a sus amantes que les ofrecen hospitalidad e intercambian regalos con ellos. Y a menudo dando más, que lo reciben, en la medida en que las familias ricas disponen de medios. Sin embargo, no acogen a cualquier extranjero que aparezca, sino preferentemente a los de su mismo rango social”

De nuevo, en un aparte, Estrabón cuenta que gran número de prostitutas sagradas ejercían su profesión en honor a la diosa Ma en la localidad de capadocia de Cómana, en Anatolia oriental (La actual Turquía):

“Cómana tiene una numerosa población, y constituye un importante emporio para aquellos que vienen de Armenia. Durante las procesiones de la diosa se reúnen allí hombres y mujeres de todas partes. Tanto de las ciudades como del campo para participar en la fiesta. Hay incluso algunos forasteros que, en cumplimiento de un voto, se quedan a vivir allí y celebran sacrificios a la diosa. Sus habitantes viven en el lujo. Todas sus propiedades están plantadas de vides. Y hay cantidad de mujeres que comercian con su cuerpo. Pues la mayoría de ellas están consagradas a la diosa.

La ciudad se parece a Corinto debido a la cantidad de prostitutas que estaban consagradas a Afrodita. Muchos forasteros acudían a dicha ciudad a celebrar las fiestas.”

Volver

g. En los escritos de Luciano ( 125-181d.c, siglo II d.c) se describe el ritual en honor de Adonis en la localidad de Biblos (la actual Jebeil, en el Líbano)

“También vi en Biblos un gran santuario de Afrodita en el que celebran los ritos en honor de Adonis, e incluso conocí los ritos. A este respecto, en efecto, dicen que lo que le pasó a Adonis con el jabalí ocurrió en su ciudad. Y en recuerdo de esa desgracia cada año se golpean, lloran y celebran los ritos y levantan grandes lamentos por la ciudad. Cuando cesan los golpes de pecho y los llantos, primero hacen ofrendas a Adonis como si fuera un difunto. Y luego, al día siguiente, cuentan que está vivo y lo sacan al aire, rapándose la cabeza, como los egipcios cuando muere Apis. Y todas las mujeres que no quieren raparse pagan la siguiente multa: durante un día ponen a la venta su belleza. Pero la plaza se abre sólo para los extranjeros, y el pago se convierte en ofrenda a Afrodita.”

Volver

h. Prostitución en el antiguo Testamento

En la zona de Palestina los testimonios provienen del Antiguo Testamento (Referencias bíblicas). Hay varios pasajes que hacen alusión a la prostitución ritual:

Según el primer libro de la Biblia, en el Génesis 38: 14-26 se describe la historia de Judá y Tamar y cuenta cómo Judá, hijo de Jacob y hermano de José, se deja seducir por su nuera disfrazada de prostituta. Y en general, describen la prostitución practicada en esa época en el antiguo Israel, constituyéndose en una fuente para entender su origen e historia.

Dicen, por ejemplo, que para identificar a una mujer prostituta sólo bastaba con mirar qué mujer estaba al lado de la via o carretera y mantuviera su cara cubierta. Generalmente pedían un cabrito a cambio, es decir que los ricos dueños de rebaños podían pagar ese alto precio. Sin embargo, si el cliente o viajero no tenía animales, debía entregarle, por concepto de depósito, todo lo de valor que tuviera hasta cuando le llevara el animal. Después de lo cual podía pedir la devolución de los artículos que le había dejado en prenda.

Dentro de la historia de la prostitución antigua, se encuentra un suceso bíblico posterior, encontrado en el Libro de Josué. En el que se habla de una prostituta en Jericó llamada Rahab, quien tenía por clientes a nobles de alto rango que hablaban de más durante sus encuentros íntimos. Brindándole a Rahab información valiosa que luego ella usaría en favor de Israel.

Y efectivamente, una de las estrategias de los israelitas fué la de ubicar fuentes de información fiables. Y hallaron en las prostitutas esa oportunidad. Por lo que al contactar con Rahab, le propusieron que diera información acerca de la situación político y militar de la ciudad de Jericó. Y así ayudara a la invasión de ésta, a cambio de que Isarel la protegiera a ella y a su familia.

Y así, fue que idearon el plan. El cual consistía en dejar letreros en su residencia que indicara a los soldados que avanzaran y no atacaran a las personas que estaban dentro de aquel lugar. Cuando el pueblo de Israel conquistó Canaán, ella se convirtió al judaísmo y se casó con un miembro prominente del pueblo.

Debido a las costumbres de la prostitución sagrada en Babilonia, San Juan escribe en el Libro del Apocalipsis un pasaje. Y en éste se refiere a Babilonia como «la gran prostituta», la ramera de Babilonia. La llama «Babilonia la Grande, la madre de las prostitutas y las abominaciones de la tierra».

Según en este relato, los viajeros frecuentaban un lugar llamado Hinchinopolises. Un centro de atracción donde había mujeres que ofrecían placer y compañía a cambio de dinero. Mientras los hombres viajeros se ofrecían gratis.

En Jerusalén, la prostitución sagrada fue abolida por el rey Josías hacia el 640 a.c. Y fue él quien impuso al mismo tiempo el monoteísmo. Ya que la religión monoteísta reprobaba dichos actos:

«No habrá prostitución sagrada entre las hijas de Israel, ni prostituto sacro entre los hijos de Israel» (Deuteronomio 23,18).

No obstante, en los Evangelios se evidencia la compasión de Cristo por las prostitutas que eran despreciadas por los fariseos. Los cuales constituyen una fuente para entender el origen, la historia y evolución de la prostitución en la antigüedad en distintos continentes hasta nuestros días.

Volver

i. Historia de la prostitución en Egipto: Heródoto y Estrabón hacen mención a la prostitución sagrada en honor al dios Zeus

“A Zeus, a quien veneran sobre todo, consagran las vírgenes más bellas y de familia más ilustre. A dichas mujeres, los griegos las llamaban palladas. Y éstas se prostituían y cohabitaban con quien quisieran, hasta que se producía la purificación natural de su cuerpo. Y tras la purificación, ella es entregada en matrimonio a un hombre. Pero antes de ser desposada, después del tiempo de su prostitución, se celebra duelo por ella.”

Dios Min de Egipto
Dios Min en Egipto

En Cartago, actual Túnez y Chipre, la actual república de Chipre, Justino escribe un aparte. En éste se refiere al sumo sacerdote de la diosa Astarté y a ochenta vírgenes destinadas a la prostitución ritual quienes viajan con la reina Elisa de Fenicia a Chipre:

“Era costumbre de los chipriotas enviar a las doncellas unos días a la orilla del mar, antes de la boda. Y allí traficaban con su cuerpo para ganar el dinero de la dote. Y así poder ofrecer a Venus sus primicias por el pudor del resto de su vida. Así pues, Elisa ordena raptar unas ochenta doncellas de éstas y embarcarlas. Para que los jóvenes pudieran casarse y la ciudad tener descendencia.”

El historiador Valerio Máximo describe algunos hechos sobre la prostitución antigua, más exactamente sobre las mujeres que vivían cerca de Cartago, afirmando que se prostituían en el templo de Venus ofreciendo sus servicios sexuales para conseguir una dote que les permitiera casarse:

“Existe en Sicca un templo de Venus al que se retiraban las mujeres. Y al salir de él ofrecían sus cuerpos por dinero a fin de procurarse la dote nupcial. Ya que estaban dispuestas a asegurarse una honorable unión conyugal por tan vergonzoso medio .”

Diodoro Siculo también describe cómo las mujeres, que viven en Érice (Ciudad ubicada en la actual Italia) se prostituyen en el templo de Astarté-Afrodita-Venus:

“Cuando los cónsules, los generales y todos los que ostentan algún cargo llegan a la isla, se acercan hasta Érice. Y allí honran el recinto de la diosa con sacrificios y ofrendas. Donde, tras despojarse de las insignias de su dignidad, se entregan muy alegremente a gozosos tratos con las mujeres. Con la idea de que sólo así, será grata a la diosa su presencia.”

También Estrabón menciona el santuario de Afrodita en Érice, cuando escribe que el número de mujeres consagradas ha disminuido. Y que algunas son extranjeras:

“Érice, una elevada colina, está también habitada. Tiene un templo de Afrodita especialmente venerado. Lleno antiguamente de esclavas sagradas que habían sido ofrecidas en cumplimiento de un voto, tanto por los habitantes de Sicilia como por mucha gente de fuera. Sin embargo hoy día, al igual que en el propio asentamiento, en el santuario escasean los hombres. Y la mayoría del personal consagrado ha desaparecido”

Heródoto, Justino y Píndaro escriben en varios pasajes acerca de la prostitución ritual. La cual llega desde Fenicia a Grecia a través de Chipre y de Citera. Y es acogida por los griegos en el culto a la diosa Afrodita.

Todos estos escritos y datos de la antigüedad nos permiten conocer y entender el origen e historia de la prostitución en Egipto desde esa época hasta nuestros días.

Volver

Historia de la prostitución en la Antigua Grecia

En la historia de la antigua Grecia, se tienen referencias acerca de la prostitución en esa región desde los siglos VIII a.c hasta el siglo II, a.c. Es decir, desde el año 800 a.c hasta el año 146 a.c. año en que Grecia se convierte en provincia romana después de haber sucumbido en la batalla de Corinto, y abarcando las épocas arcaica, clásica y helenística de la Grecia antigua como muestra la imagen.

Antigua civilización griega

La prostitución fue una actividad común y corriente en la vida cotidiana de las principales ciudades griegas de la época. Especialmente en las zonas de alto intercambio comercial como eran los puertos en zonas costeras portuarias. Constituyéndose en una actividad económica de alto flujo de dinero puesto que generaba trabajo en forma legal y se pagaban tributos al fisco.

Existía la prostitución femenina la cual era ejercida por mujeres de todas las edades. Y la prostitución masculina ejercida por niños y hombres jóvenes, cuya clientela eran en su mayoría hombres de todas las edades y condiciones socioeconómicas.

Volver

La historia de la prostitución femenina en la Antigua Grecia

En algunos escritos de Pseudo-Demóstenes se describe la forma natural en que se percibe la prostitución femenina. Y como se lee a continuación:

“Tenemos las cortesanas para el placer, las concubinas para proporcionarnos cuidados diarios y las esposas para que nos den hijos legítimos y sean las guardianas fieles de nuestra casa…”

En esa época, los matrimonios por amor no existían. Los matrimonios por conveniencia social y económica eran basados en un contrato entre dos familias. Los maridos buscaban sexo-pago de dos formas que no iban en contra de la ley:

  1. Buscando sexo fuera de la casa en algún burdel, o
  2. Tomando los servicios de una hetera en su casa

Sin embargo, los hombres cometían delito si mantenían relaciones extramatrimoniales con una mujer libre (en el sentido de ciudadana soltera) fuera de la casa. Y para no incumplir la ley, tenían que introducir en el hogar conyugal a la concubina.

Los burdeles y proxenetas no hacían negocios en Esparta debido a que la moneda de hierro que usaban allí no era reconocida en otros lugares. En Esparta no hubo comercio sexual sino hasta el siglo III a.c cuando empezaron a manejar monedas en bronce.

Según Aristófanes en su libro “El banquete de Platón” y Luciano en el ‘Diálogo de las cortesanas” , se sabe que existía la prostitución femenina lésbica. A quienes se les llamaba ‘hetairístriai’(mujeres que no tienen gusto por los hombres y prefieren relaciones sexuales con mujeres).

Por lo que la historia de la prostitución en la antigua Grecia se basa en narraciones descritas por escritores de esa época.

Volver

a. Tipos de prostitutas en la Antigua Grecia

En el estudio de la historia de la prostitución en la Grecia antigua se pueden diferenciar tres tipos de prostitutas. Dependiendo de la forma, modo y lugar en que desempeñaban su trabajo se podían identificar:

  1. Pornai
  2. Independientes
  3. Heteras
  4. Prostitutas sagradas

a.1. Prostitutas pornai (pornai significa ‘vendida’)

Las mujeres pornai eran esclavas de un ciudadano o extranjero al que le llamaban ‘pastor de prostitutas o proxeneta’. Desarrollaban su trabajo en prostíbulos que estaban ubicados en barrios de alto nivel comercial. Dos de los barrios donde había varios prostíbulos era ‘El Pireo’ y ‘el Cerámico” muy cercanos al puerto de Atenas.

Se sabe que cuando una esclava dejaba de ser prostituta era porque su dueño o ‘amo’ la adoptaba.

Pero no sólo los ciudadanos podían ser dueños de prostíbulos, sino también ‘El Estado Ateniense’. Debido a que ‘los sitios de paso’ para los marinos y comerciantes que iban y venían de puerto en puerto no daban abasto, un legislador llamado ‘Solón’ abrió varios burdeles llenos de ‘mujeres compradas’ para el oficio. De tal forma que al ser administrado por el Estado, permitían bajar los costos para que más hombres pudieran disfrutar del servicio a un precio accesible. Por tal razón, se atribuye a Solón la creación de burdeles estatales en Atenas a precios moderados en el siglo VI a.C

Gracias a este sistema de ‘Prostíbulos estatales’ se logró recaudar buena cantidad de dinero por concepto de impuestos. Por lo que Solón decidió construir en Corinto un templo dedicado a Afrodita Pandemos o Afrodita de todo el pueblo, diosa del placer sexual. Con el fin de que muchas muchachas esclavas trabajaran allí como prostitutas sagradas.

En las habitaciones de los prostíbulos generalmente había camas con fundas y almohadas. Sin embargo había otras que sólo tenían triclinia sin accesorios adicionales.

Por eso es importante conocer la historia de la prostitución en la antigua Grecia para entender su evolución hasta nuestros días.

Volver

a.2 Prostitutas independientes en la Antigua Grecia.

Las prostitutas independientes de la Antigua Grecia son las putas callejeras. Quienes se muestran a los clientes potenciales usando ropa llamativa, maquillaje poco discreto y unas sandalias contramarcadas en la suela para que al caminar dejaran una huella y el cliente las siguiera.

Dependiendo de la forma en que trabajaban las prostitutas independientes se les categorizaba de la siguiente forma:

1. Las chamaitypa’i eran las prostitutas que trabajaban literalmente acostadas al aire libre.

2. Las perepatetikes eran las prostitutas que se encontraban con sus clientes mientras caminaban y luego prestaban sus servicios en sus casas.

3. Las gephyrides, eran las prostitutas que trabajaban cerca de los puentes.

En cuanto al origen de las prostitutas que trabajaban en forma independiente en Grecia, se podían encontrar las siguientes:

  • Ex-esclavas pornai
  • Mujeres y viudas pobres
  • Mujeres extranjeras (Metecas) que no habían conseguido empleo en la ciudad.

Y por ley, todas las prostitutas debían estar registradas ante el Estado de Atenas, de tal forma que estaban obligadas a pagar impuestos. Por lo que si analizamos la historia de la prostitución de la Grecia antigua, esto aún se aplica en nuestros días con rigurosidad en algunas zonas autorizadas por losgobiernos.

En cuanto a sus tarifas se sabe que variaban mucho dependiendo de su belleza, preparación intelectual, edad y requerimientos del cliente. Había clientes que pagaban a la prostituta por la exclusividad durante determinado tiempo. Otros clientes formaban un grupo para pagar dicha exclusividad, repartiéndose el tiempo de ella con ellos.

Sin embargo había prostitutas independientes que no trabajaban en las calles y alternaban con otro trabajo. Era el caso de algunas músicas y bailarinas que hacían sus presentaciones en los banquetes masculinos. Había veces que el pago de la presentación incluía el servicio sexual. Otras veces pagaban el alquiler de la chica como cargo extra. El valor dependía de la belleza de ella y del tiempo contratado para el servicio sexual.

Volver

a.3 Prostitutas heteras, del griego hetaira que significa ‘compañía’

Según la historia, en la Grecia Antigua las prostitutas heteras corresponderían a las actuales damas de compañía de estrato alto. Y son comparables a las oiran y geishas japonesas, y las tawaif de la India. Pues poseen buena educación, dominan dos o más idiomas y tienen un nivel cultural alto que les permite sostener una conversación con personas de determinado nivel educativo. Aparte de ofrecer servicios sexuales ofrecen compañía a un elevado precio trabajando en forma independiente.

Dentro de las heteras que se tienen registro están Aspasia, amante de Pericles en el siglo V a.c. Se sabe que conoció a filósofos como Sófocles, Fidias y a Sócrates, entre muchos otros.

En la época helenística, por su parte, se puede citar a Pitónica, compañera de Hárpalo, tesorero de Alejandro Magno. O a Tais, compañera del mismo Alejandro y después de Ptolomeo I.

Las tarifas de las cortesanas heteras variaba mucho, llegando a ganar en un día lo que ganaban 10 pornai en el mismo tiempo. Por ello, algunas fueron muy ricas, e hicieron grandes inversiones dándose ciertos lujos con vestuario de moda. Pero también despilfarraban su dinero pues no escatimaban gastos para satisfacer ciertos lujos sin sentido. Como hacerse construir pirámides o mandar tallar roca con sus nombres inscritos en ésta.

Volver

Historia de la prostitución sagrada en la Antigua Grecia

La prostitución sagrada llega desde Fenicia a Grecia a través de Chipre y de Citera. Y es acogida por los griegos en el culto a la diosa Afrodita. Sin embargo, ésta no alcanza tener el mismo auge como lo tuvo en el Antiguo Oriente Medio.

También hubo prostitución sagrada en Sicilia, en Chipre, en el reino del Ponto, en Capadocia y en Corinto. Y en esta última era donde se encontraba el santuario de Afrodita construido por Solón. En el cual, bajo el dominio romano -hubo más de 100 a 1.000 jovencitas que fueron entregadas al Templo como prostitutas sagradas. Esto en agradecimiento a los dioses, según escritos de Estrabón.

En otros relatos describen las promesas a los dioses en época de guerra en caso de victoria. Y de cómo los habitantes de algunas colonias ofrecían a sus doncellas como prostitutas en el templo durante las fiestas en honor a los dioses por los favores recibidos.

Homosexualismo en la Antigua Grecia
Sexo con dos hombres en la antigua Grecia
Lesbianismo en la antigua Grecia
Historia de la prostitución en la antigua Grecia
Representación del 69 en la antigua Grecia
Volver

Situación de las prostitutas en la sociedad griega

Así como en la actualidad, las prostitutas son estigmatizadas en la Antigua Grecia. Muchas intentan salir de dicho negocio encontrando un marido que les dé cierta respetabilidad. O ahorrando suficiente dinero para poder vivir durante su vejez, y así dejar atrás su pasado tormentoso. La carrera de una prostituta es corta e incierta, ya que sus ingresos disminuyen con el paso de los años. Su precio se devalúa frente a mujeres más jóvenes y bonitas.

En el caso de las prostitutas independientes, la situación no es muy prometedora. Pues una joven puede ser educada en el oficio para suceder a su madre y así mantenerla cuando ésta última llegue a la vejez.

Es extraño que no sólo las mujeres respetables denigraran de las prostitutas. Sino también los hombres que acuden donde ellas para tomar sus servicios. Sin importan en ciertas ocasiones, el lugar, con el fin de saciar los deseos sexuales.

Los prostíbulos en Grecia fueran similares a los de Roma. Y fueron descritos por escritores como lugares sombríos, malolientes y estrechos. E incluso se sabe que clientes griegos llamaban a las prostitutas khamaítypos, que significa la que golpea la tierra. Dando a entender que el servicio debía ser en el suelo.

Respecto a las prostitutas esclavas, pensaban que tocaba aprovecharlas mientras su belleza perdurara. Siempre y cuando el precio estuviera acorde con el servicio prestado.

Los griegos pensaban que las prostitutas merecían ser tratadas en forma vulgar o despectiva. Consideraban que lo hacían únicamente por dinero, ya sea por pobreza o ánimo de lucro. Pues olvidaban la satisfacción del cliente, buscando la manera más rápida para ganar dinero. Y hacían que el hombre eyaculara más rápido o dilataban el tiempo para sacarle más dinero al cliente.

Sin embargo había otro grupo de griegos que tenían otro pensamiento:

“Las putas que se transforman en mujeres honorables son generalmente más fiables que esas damas que se precian de su respetabilidad”. Son varios casos conocidos en que las heteras eran desposadas por personajes de alto nivel socieconómico y cultural.

Así como en la actualidad, muchas prostitutas evitaban quedar encinta para poder continuar generando ingresos. Algunas después de la relación saltaban de talones para hacer caer el esperma y evitar el embarazo no deseado. En caso de que no funcionara estaba el recurso del aborto o el infanticidio por exposición (abandono del niño)

Hay muchas representaciones en cerámicas haciendo alusión a la vida cotidiana de las prostitutas:

  1. Escenas de banquete representando fiestas con sentido erótico.
  2. Relaciones sexuales representadas por un monedero, recordando el carácter mercantil de la relación. O en posiciones sexuales, preferiblemente la del perro porque significaba sodomía y dominación en el acto.
  3. Escenas de tocador, donde las representaban con cuerpo poco atractivo: pecho caído, michelines, o prostitutas a punto de miccionar en un orinal.
  4. Escenas de malos tratos, donde representaban prostitutas amenazadas con un palo o con una sandalia
  5. Y escenas de costreñimiento, donde hacían actos sexuales que fueran degradantes para ellas.

Y a nivel teatral llegan a las obras de tinte social y de barrio. Por lo que llegan a convertirse en vedettes de teatro a través de las comedias.

Volver

Historia de la prostitución masculina en la antigua Grecia

La gran mayoría de prostitutos Gay conformaban la prostitución en la antigua Grecia. Y obviamente estaba dirigida a satisfacer las necesidades de otros hombres con las mismas inclinaciones y gustos. Pero había otro sector, el de los Gigolos, cuya clientela era únicamente femenina.

Los prostitutos debían reunir dos características: ser muy joven y tener la piel suave sin vello. Y aquellos jóvenes que llegaban a la pubertad y querían seguir prostituyéndose debían depilarse la barba y el cuerpo entero.

Al igual que la prostitución femenina, la prostitución masculina y el homosexualismo en la Grecia Antigua era muy común y no generaba escándalo. Ni la ley ni la opinión pública reprobaban o castigaban a los clientes. Las casas de citas de chicos esclavos existían en los «barrios calientes» del Pireo, del Cerámico y del Licabeto,y en los barrios comerciales y residenciales de toda la ciudad. Todos estos burdeles masculinos debían también pagar un tributo al igual que los burdeles femeninos.

Volver

Consecuencias de la prostitución masculina en la ciudadanía en la antigua Grecia

La prostitución masculina era practicada en Atenas con los muchachos adolescentes no ciudadanos que trabajaban como esclavos prostitutos en los burdeles masculinos. Sin embargo, si quien se prostituía era un muchacho joven y libre, tanto el cliente como el trabajador sexual podían perder los derechos políticos.

Tampoco era permitido prostituir a un adolescente u ofrecer dinero a un adolescente a cambio de favores sexuales. Pues eso privaría al joven de sus futuros derechos cívicos.

A nivel de pensamiento griego se leen disertaciones acerca de la prostitución masculina como ésta:

“Un prostituto es, por definición, alguien que abdica de su propia dignidad para satisfacer los deseos del prójimo. Un vulgar prostituto que está a disposición de varios hombres y da su trasero a quien quiera.”

Volver

Historia y origen de la prostitución en la antigua Roma

Según la historia, en la antigua Roma la práctica de la prostitución ejercida por mujeres y hombres eran legales al igual que los prostíbulos y burdeles. Estas leyes no penalizaban la contratación de prostitutas o prostitutos. Lo cual demostraba que no había una desaprobación moral al hacer uso de este servicio. Sin embargo establecían pautas de comportamiento al tomar el servicio. Como por ejemplo el autocontrol y la moderación en la frecuencia y disfrute del sexo.

En la antigua Roma, si tenías dinero nadie te impedía ‘comprar un rato de amor o sexo’. Por ello, la prostitución era una bendición y a la vez un mal necesario. Era preferible que los hombres jóvenes, solteros o casados dieran rienda suelta a sus más bajos instintos. Esto con el fin de que no molestaran a las mujeres de otros hombres y se mantuvieran alejados de mujeres casadas, viudas, hombres e hijos de ciudadanos.

De esta manera justificaban la existencia de la prostitución en la sociedad. Pues se estaba protegiendo a las matronas casadas de posibles ‘agresiones sexuales’. Las matronas eran las mujeres de comportamiento intachable. Así mismo, los hombres casados no eran juzgados moralmente, puesto que el matrimonio y el sexo no iban de la mano.

Las prostitutas estaban para servir a Roma y eran necesarias para la sociedad. En Roma existía una historia mitológica convertida en tradición la cual decía que los gemelos fundadores de Roma, Rómulo y Remo fueron amamantados por una lupa. Y lupa en latín significa loba o prostituta. Por lo que los recién nacidos eran amamantados por una prostituta.

Por lo que si conocemos la historia de la prostitución en la antigüedad, entenderemos mejor lo que ocurre en la actualidad.

Volver

¿Qué pensaban los romanos de las prostitutas?

En Roma existía una ‘falsa moral’. Por un lado no desaprobaban el comportamiento de los hombres que iban donde las prostitutas. Pero a la vez desaprobaban a las prostitutas. Es decir, había una actitud ambivalente y estigmatizadora de los romanos hacia el placer y la sexualidad con prostitutas.

A pesar de las leyes que regulaban la prostitución en la antigua Roma, las prostitutas eran consideradas mujeres no gratas, torpes, infames y despreciables. Consideraban que carecían de dignidad moral al poner en venta su cuerpo. Eran mujeres que no respetaban la procreación como hacían las demás mujeres. Por ello se encontraban en la base de la escala social de derechos y privilegios.

Al no ser ciudadanas romanas, no gozaban de las protecciones otorgadas por el derecho romano. Eran esclavas y su estatus basado en su apariencia física e histriónica estaba al mismo nivel de los actores y gladiadores.

Así mismo, a las prostitutas les exigían profesionalismo al atender a los clientes. Pues ellas debían demostrarles respeto y atenderlos como si fueran sus maridos.

Volver

¿De acuerdo a los documentos de historia de la prostitución de la antigua Roma, en qué sitios ofrecían los servicios sexuales las prostitutas de aquella época?

Las prostitutas trabajaban en tugurios o lupanares pestilentes. Los proxenetas estaban pendientes de que el «servicio» terminara para que pasara el siguiente cliente.

Los lupanares más populares se llamaban ‘fornices‘ (Prostíbulos), y constaban de cellas o habitaciones. Estos, realmente eran cuevas subterráneas en cuya puerta estaba el nombre de la prostituta y su especialidad sexual. Las paredes y puertas de los lupanares estaba pintados con escenas obscenas hechas a mano por los clientes. Como en un lupanar de Pompeya, donde aún hoy en día se puede leer: «Llegué aquí, follé, y regresé a casa».

Los fornices quedaban en los barrios más concurridos. Los dueños colocaban carteles con un pene erecto pintado indicando los servicios que allí se prestaban. También ubicaban en sus puertas un falo de piedra pintado en rojo bermellón para indicarles a los clientes la ubicación del negocio. El pene erecto era considerado un símbolo de buena suerte.

En el barrio de Subura (entre las colinas del Quirinal y Viminal) se hallaban las prostitutas más populares. En Montalbán era posible conseguir prostitutas económicas. Y en el Trastévere (el corazón de la ciudad) se podían encontrar los burdeles más sucios y pestilentes.

Normalmente las trabajadoras sexuales compartían la habitación con compañeras de oficio. Esto debido a los altos precios que debían pagar por los alquileres.

En estos barrios se podía ver a padres prostituyendo a mujeres e hijas para sobrevivir. Eran barrios de mala fama. Ya que también eran refugio de ladrones y sicarios.

Cabe recalcar que estos datos provienen de escritos que forman parte de la historia de la prostitución de la antigua Roma.

Volver

¿Cómo vestían las prostitutas en la antigua Roma?

Según la ley, las prostitutas debían usar una ropa diferente a la de las matronas para evitar malos entendidos. Por lo que las trabajadoras sexuales vestían con túnicas cortas de colores chillones o incluso transparentes. Y se ubicaban en la puerta de los lupanares para tratar de atraer clientes.

Las prostitutas tampoco podían usar zapatos. Pero usaban sandalias en cuyas suelas estaban grabadas las palabras «Sequere me» («Sigueme»). De tal forma que al caminar dejaban una marca sobre el polvo del suelo y los clientes las seguían para encontrarse con ellas.

Con el tiempo empezaron a usar pelucas con cabello rubio y a maquillarse el rostro en forma más exagerada y atrevida.

Normalmente tenían relaciones con la ropa puesta. Pues estaba muy mal visto que las mujeres hicieran el amor completamente desnudas, incluidas las prostitutas. Por esa razón y debido a que tenían relaciones en sitios poco iluminados, algunas no se depilaban sus partes íntimas. Mientras otras por vanidad y por retener al cliente, se depilaban todo el cuerpo.

En la historia de la prostitución de la antigua Roma, según documentos del siglo IV d.c, había prostíbulos y burdeles privados y estatales. Los cuales eran considerados sitios de lujuria, diversión y atracción turística como una parte del ocio del ciudadano. Y a la vez toda la actividad comercial alrededor de la prostitución debía pagar impuestos.

A medida que el Imperio romano crecía, también lo hacía el comercio de prostitutas, el cual en su mayoría estaba conformado por:

  • Mujeres extranjeras esclavizadas para prostituirse
  • Niños abandonados y criados para la prostitución. Mujeres pordioseras.
  • Mujeres delincuentes o que cometían adulterio eran condenadas a esclavitud sexual.
  • Chicas libres que les atraía este tipo de vida.
  • Jóvenes violadas que optaban por este trabajo tras haber soportado la marginación. Puesto que socialmente las estigmatizaban y las culpaban de dejarse violar.
  • Las meseras ‘Mesoneras, venteras, taberneras’, que aún cuando estaban casadas, a sus maridos no les importaba.

Y aquellas personas encargadas de escoger, comercializar, comprar y vender prostitutas o ‘la mercancía’ se les llamaba ‘lenos’, ‘chulos‘, ‘granjeros de prostitutas o proxenetas’. Eran personas que no podían acceder a los cargos públicos. Sin embargo, para realizar su trabajo, por ley, podían inspeccionar a hombres y mujeres totalmente desnudos, como si fueran una mercancía.

Debido a que la ley romana consideraba a las esclavas como “objetos o propiedades”, los dueños de ‘esas propiedades’ podían ‘emplearlas, obligarlas o forzarlas’ a ejercer como prostitutas ( Prostitución forzada). Y aún cuando la mayoría de prostitutas eran esclavas, también había mujeres libres que ejercían la prostitución en forma voluntaria.

La ley romana también era clara respecto al manejo y uso de ‘las propiedades o bienes (Esclavas)’. Y con base en esta ley, si una esclava era violada y resultaba lesionada o embarazada, el violador debía pagar una indemnización al dueño de la esclava. Pero si la esclava no resultaba perjudicada físicamente, el violador no era castigado por la ley.

Algunos dueños de esclavas no estaban de acuerdo con la prostitución forzada. Por lo que al venderlas, anexaban en el contrato una cláusula llamada ‘ne serva. La cual significaba que si el nuevo dueño o cualquier dueño usaba a la esclava como prostituta, ella sería libre.

En cuanto a la historia de la prostitución sagrada se sabe que se siguió practicando en el mes de abril en varias celebraciones religiosas romanas en honor a Venus (La diosa del amor y la fertilidad). Formaban parte de éste grupo, tanto prostitutas esclavas como libres.

Las prácticas de prostitución sagrada fueron prohibidas a partir del año 320 D.C. Cuando el emperador romano Constantino destruyó los templos de la diosa Venus e instituyó el cristianismo como religión.

Volver

Historia de la prostitución en Asia

En cuanto a la historia de la prostitución en Asia, al igual que los practicantes del cristianismo tienen sus propios preceptos acerca de la prostitución, los musulmanes e hindúes tienen las suyas. Esto debido a que cualquier religión practicada por la sociedad, tiene sus propios códigos de ética y moral, los cuales, en muchas ocasiones, son similares o iguales.

En este capítulo hablaremos sobre la historia de la prostitución en la región árabe e India.

Historia de la prostitución en la región árabe y musulmana

Entre los siglos VII y XV el pueblo árabe fué conquistando tierras europeas como la península ibérica y la India, introduciendo sus costumbres y creencias en la religión musulmana.

Para los árabes, la esclavitud sexual no se consideraba prostitución. Y era muy común el comercio de esclavos desde la Edad Media o Medievo (Siglos V y el XV. Desde la caída del Imperio romano de Occidente, año 476, hasta el descubrimiento de América en el año 1492 (Principios del siglo XV).

Muchas mujeres y niñas del Cáucaso, África, Asia Central y Europa fueron capturadas y esclavizadas como concubinas en los harenes de los países árabes.

Y de acuerdo a la información obtenida en los libros a lo largo de la historia de Europa, existía una dualidad en el mundo árabe, puesto que desde el siglo VII, el profeta musulmán Mahoma había prohibido practicar la prostitución a los creyentes de esta religión. Pues lo consideraba un acto pecaminoso y una ofensa a Alá (Dios árabe).

Sin embargo, a pesar de que la prostitución se considera pecado para la religión del Islam, Mahoma institucionalizó el muta’a en Irak , sigheh en Irán, nikah misyar por los sunitas. El cual consiste en firmar un contrato de matrimonio a término fijo con ciertos requerimientos, y especificando el inicio y fin de este contrato. Se podría decir, que este tipo de matrimonio es una forma velada de darle un marco religioso a la prostitución que se encuentra prohibida.

La invasión de la península ibérica por parte de los árabes (moros) entre los años 711 y 1.492 (Descubrimiento de América) (Siglos VIII y XV), trajo consigo comercio, costumbres y tradiciones religiosas.

Por tal razón hubo una lucha religiosa entre católicos y musulmanes, (Cristianismo versus Islam), quienes buscaban la verdad absoluta sobre DIOS.

Esta lucha se traslada a América cuando Cristóbal Colón llega a estas tierras en 1.492 y la iglesia católica quiere imponer las creencias cristianas a través de la evangelización a las tribus y culturas aborígenes del continente recién descubierto. Por lo que algunas costumbres y prácticas sexuales indígenas fueron juzgadas y aborrecidas por los españoles, por considerarlas pecadoras y ofensivas a Dios.

Volver

Historia de la prostitución en la India

Hasta antes del siglo XI, había una práctica en la religión Hindú. En la que las niñas se casaban con una deidad (deva o devi) y se dedicaban a servirlo y venerarlo durante toda su vida, cuidando a la vez del templo. A éstas ‘sacerdotisas’ les llamaban bayaderas o devadasis. Pero a diferencia de las ‘sacerdotisas de la Mesopotamia del siglo XXV a.c, las devadasis aprendían música, danza, teatro y literatura clásica y tradicional de la India, ocupando un alto estatus social.

Con la invasión de pueblos islámicos, los templos hindúes fueron destruidos entre los siglos XII al XV.

Cuando la India fué dominada por los turcos (Imperio mongol entre los siglos XVI al XVIII), durante las reuniones de la nobleza, las devadasis bailaban, cantaban, recitaban poesía y entretenían a los invitados. Por lo que con el tiempo las llamaron ‘tawaif’ por que eran las cortesanas que atendían únicamente a la nobleza. Y aparte de entretenerlos con danza y música, tenían sexo ocasional.

Con la invasión de los británicos durante los siglos XVI y XIX, muchas ‘taiwaf’ perdieron su status social y sus riquezas, quedando relegadas a vivir de la prostitución.

Conoce más acerca de la historia de la prostitución y los templos sexuales de la antigua India

Volver

Historia y origen de la prostitución en América

Para hablar de la historia de la prostitución en América debemos hablar de la América precolombina o América prehispánica. La cual engloba la historia de todas aquellas sociedades nativas que existían en América antes del arribo a éste continente por parte de Cristóbal Colón el 12 de Octubre de 1492. Lógicamente hablar de la época precolombina puede ser impreciso. Porque ello implicaría siglos y milenios anteriores a 1492. Por lo que se enmarcará la América precolombina a aquella época donde la cultura de los toltecas (Que habitaron gran parte de centroamérica) tuvieron su mayor apogeo previo al encuentro con Europa y África. Es decir, la época a partir de los años 900 d.c (Siglo X d.c).

Muchas sociedades indígenas castigaban fuertemente el adulterio, la violación, la prostitución, el incesto y la pedofilia. Sin embargo, hay que aclarar, que se permitía la ‘poligamia con compromiso’. Y la homosexualidad no era castigada, pues se consideraba un acto entre adultos y de mutuo consentimiento.

Para las culturas precolombinas en general, la función de las mujeres en la sociedad era la de ser madres y procrear. Por lo que la virginidad de las mujeres era muy valorada, y quizás por ello, respetaban la bisexualidad y practicaban el homosexualismo. Es así como muchos jóvenes antes del matrimonio, practicaban el homosexualismo para ‘proteger y salvaguardar’ la virginidad de las mujeres.

En las tribus precolombinas se practicaban ritos religosos con actos homoeróticos. Los homosexuales eran considerados frecuentemente como seres especiales, mágicos, dotados de poderes sobrenaturales cuya cercanía era augurio de buena suerte.

Debido a que el descubrimiento, conquista y colonización de América por parte de los españoles, tuvo un fuerte componente religioso con el fin de evangelizar a las tribus indígenas nativas del continente bajo los preceptos del cristianismo. La documentación que existe sobre la historia de la prostitución de la América prehispánica es muy poca y no es del todo fiable pues fue modificada, alterada o tergiversada por los conceptos cristianos de la época.

Esta censura se ha extendido hasta nuestros días. Influenciada por los preceptos de la iglesia católica. Y cualquier acto o práctica sexual que vaya en contra de las enseñanzas de ésta, resulta aberrante y calificadas como herejías. Es por esta razón que los conquistadores e instituciones eclesiásticas ocultaron:

  • Las prácticas homosexuales de estos pueblos
  • Las representaciones explícitas de copulación. Destruyendo cerámicas y esculturas donde reflejaban practicas sexuales explícitas.
  • Las representaciones al culto fálico o del pene. Como por ejemplo los falos gigantes de los hautecas.

Muchos registros escritos que hacían referencia a las prácticas sexuales de las tribus y culturas indígenas de la América precolombina fueron considerados aberrantes y pecaminosos por la iglesia católica. Por tal razón fueron destruidos y desaparecidos en forma sistemática para evitar su divulgación. Y es a través de la evangelización que buscan cambiar el comportamiento sexual de los pueblos indígenas, haciéndoles creer y temer al Dios cristiano.

Los cronistas de la América precolombina afirmaban que estos pueblos eran amorales y libidinosos. Por lo que deberían ser reeducados en la palabra de Dios.

A pesar de esto, los españoles elogiaban, a la vez, a algunas tribus por aquellas costumbres que estaban acordes a las enseñanzas cristianas. Como eran el respeto a la familia, el carácter sagrado del matrimonio, la importancia de la virginidad en la mujer y la castidad sexual. Sin embargo, abusaban y violaban mujeres indígenas en tierras americanas.

La Iglesia Católica impuso una visión negativa de la sexualidad, reduciéndola exclusivamente al ámbito reproductor. En cambio, al igual que en Sumeria y los pueblos del Antiguo Oriente Medio, para los pueblos indígenas de la época prehispánica, la sexualidad estaba vinculada a la religión. Y nunca fue vista como algo negativo o pecaminoso. Estas sociedades reconocían el sexo, el uso del placer y el conocimiento del cuerpo.

Volver

Historia de la prostitución en la tribu Azteca (En territorios donde queda actualmente México)

Dentro del mundo azteca hay diversidad de tribus, las cuales tuvieron un comportamiento sexual muy diferente entre ellas. Sin embargo, en forma general podemos decir que para el pueblo azteca todo lo que sucedía en la vida estaban conectados con los dioses y regidos por creencias mágico-religiosas. Como por ejemplo el clima, las cosechas y los aspectos más íntimos de la sexualidad como el erotismo y el amor. Los cuales practicaban para agradarles a ellos.

Los dioses aztecas de la sexualidad y el erotismo eran los siguientes:

  • Xochiquetzal, diosa de la belleza, las flores, el amor, el placer amoroso, y las artes. Patrona del poder sexual y las prostitutas.
  • Xochipilli (Gemelo de Xochiquetzal), es el dios del amor, los juegos, la belleza, las flores, el maíz, el placer, las canciones y de la ebriedad sagrada. Su nombre significa Príncipe de las flores, dios de las relaciones sexuales ilícitas, patrón de los homosexuales y la prostitución homosexual.
  • Tlazoltéotl, diosa que representaba la fecundidad, la fertilidad y el placer carnal. Era la protectora de las parturientas y todo lo relaciono con el sexo.

En los pueblos aztecas existían unas residencias o edificios llamados Cihuacalli donde la prostitución era controlada y permitida por las autoridades políticas y religiosas. Cihuacalli es una palabra náhuatl que significa Casa de las mujeres. Los Cihuacalli era recintos cerrados cuyas habitaciones tenían vista a un patio central en cuyo centro estaba la estatua de Tlazolteotl. Y Tlazolteotl es la diosa de la purificación, de los baños de vapor, de las comadronas, la suciedad y patrona de los adúlteros.

Las autoridades político-religiosas permitían trabajar a las mujeres prostitutas únicamente en esos edificios. Ya que eran custodiados por Tlazolteotl quien les otorgaba dos cosas: el poder de incitar a la actividad sexual y a la vez limpiarles el espíritu por tales actos.

Por lo anterior podríamos afirmar que los aztecas practicaban una sexualidad y una prostitución sagrada. Sin embargo, de acuerdo a la historia del pueblo azteca, a pesar de que la prostitución fuera una actividad tolerada y su práctica no fuera juzgada por las autoridades, las prostitutas sí eran estigmatizadas y repudiadas por la comunidad y la sociedad.

Según una de las crónicas de los conquistadores, el rey Moctezuma ordenó destruir la casa de unas prostitutas para obtener el perdón divino. Esto porque creyó que los actos cometidos dentro del prostíbulo habían ofendido a los dioses y por eso habían llegado los españoles.

Volver

La prostitución en la tribu Maya (En territorios donde queda actualmente Guatemala, parte de méxico y centroamérica)

Posiblemente a través del tiempo y su historia, las autoridades político-religiosas Mayas controlaron el ejercicio de la prostitución de manera constante. Regulaban su funcionamiento administrando y utilizando a las mujeres dedicadas a esta actividad. Dependiendo de la faceta y contexto que estaba viviendo el hombre, se le enviaba una determinada prostituta. Ellos consideraban que eso traía beneficios a nivel espiritual y carnal de las personas dentro de una comunidad. Por lo cual las prostitutas desempeñaban un papel que era aceptado por la sociedad.

Dentro de los pueblos nahuas, a las prostitutas se les ‘rotulaba’ como mujeres expertas en el arte de hacer sexo oral o hacer la felación. Se les conocía como “Ahuiani o Maqui” que significa “estar alegres, alegrarse, tener lo necesario y estar contento”. Esto debido a que se consideraba que las mujeres sentían mucho placer al hacer la felación y por tanto eran más sexuales que los hombres.

Las Ahuianime eran mujeres jóvenes y bellas que participaban en varias fiestas y bailes acompañando a los guerreros más destacados. En las fiestas, eventos religiosos y culturales relacionados con la fertilidad su presencia tenía un valor sumamente simbólico.

Durante los días de guerra o incursiones militares, a los soldados se les permitía estar acompañados de las ‘mujeres maqui’ o ‘prostitutas sagradas’. Ellas eran llevadas al campo de batalla por los mandos superiores. Sin embargo, también complacían sus deseos carnales a los dioses a través de la sodomización de los soldados vencidos. Estos finalmente se convertían en servidores o esclavos sexuales.

Hay que aclarar que en el sistema social normativo de los Mayas, era ilegal convivir con prostitutas. Sin embargo los guerreros tenían un elevado estatus social y para ellos dicha ley no aplicaba y se les permitía convivir con ellas.

Por último, se sabe que en la historia de la civilización maya, ésta practicaba cultos religiosos fálicos que podrían haber incluido prostitución homosexual sagrada.

Volver

Historia de la prostitución en la tribu Inca (En territorios donde hoy queda Perú)

La prostitución en la tribu inca existía pero no era tolerada por la sociedad:

  • Los hombres trataban con gran desprecio a las prostitutas.
  • Las mujeres que hablaran con prostitutas eran castigadas cortándoles el cabello en público hasta quedar totalmente rapadas.
  • Los maridos repudiaban a sus esposas, cuando éstas ejercían la prostitución.
  • Las prostitutas incas estaban segregadas de otras personas y vivían bajo la supervisión de un agente del gobierno.

En la tribu inca, llamaban a las prostitutas ‘pampayruna’, y Garcilaso de la Vega las describía así:

“Vivían en los campos, en unas malas chozas, cada una de por sí y no juntas. No podían entrar en los pueblos para no comunicarse con otras mujeres. Llámenles pampayruna, nombre que significa la morada y el oficio.

Pampa que significa: plaza del campo llano.

Runa, que es singular y quiere decir, persona hombre o mujer. En plural quiere decir gente.

Pampayruna, quiere decir, gente que vive en el campo, esto es por su mal oficio. También significa: persona o mujer de plaza. En suma quiere decir, mujer pública

En otra descripción que hace Blas Valero y Garcilaso de la Vega acerca de las prostitutas incas dicen:

“Se permitía que en semejantes juntas de borracheras y bebidas viniesen las mujeres rameras o solteras que no fuesen vírgenes ni viudas. También las mancebas o mujeres legítimas de cada uno. En casas o escondrijos, que por allí había muchos, cometiesen fornicaciones y torpezas, porque cesasen los incestos, los adulterios y estrupos y nefandos”.

En contraste, según los datos de historia del pueblo Inca, la prostitución masculina no era mal vista. Los incas utilizaban a jóvenes varones como prostitutas sagradas quienes vestían con ropas femeninas y tenían sexo ritual con caciques y sacerdotes durante festividades religiosas.

La homosexualidad en el Estado inca presenta rasgos de religión. Para ellos, tener una relación homosexual, lo sagrado se manifestaba. Y es por eso que todo acto homosexual formaba parte de un rito religioso.

Hay un texto que dice “Sucedía muy a menudo que un Alaeq (Persona que pertenecía a la nobleza) cuando iba al templo a tomar los servicios de un prostituto sagrado terminaba enamorándose de él. Y celoso de que su amado estuviera en la obligación de servir a otro noble, pagaba al templo por el derecho de exclusividad. Solo el gran Ciequich podía comprar a uno de los prostitutos sagrados y llevárselo a su palacio”.

Volver

Blog

Scroll top aviso erotico bogota colombia